sábado, 27 de febrero de 2010

Serenidad y dulzura a prueba de balas